En el estudio del terreno se ocultan las claves

El estudio del terreno

Para cualquier estudiante de arquitectura es evidente la importancia de ofrecer unas bases sólidas a la construcción que se proyecta. Ninguna edificación puede construirse sobre terrenos inapropiados para sus características, dado que los resultados pueden ser desastrosos. Para asegurarse de que el terreno cumple con los requerimientos de la obra, o para definir qué tipo de obra puede realizarse en un lugar, se elabora un estudio de suelos.

Esta disciplina es sumamente delicada y puede definir el éxito o el rotundo fracaso, no sólo de un proyecto, sino incluso de la gestión de un alcalde u otro gerente de la construcción. La misma permite obtener datos acerca de la composición y dinámica del terreno para determinar su comportamiento una vez que reciba el impacto de las nuevas tensiones que aplicará sobre él la nueva construcción.


 

Sin riesgos para seguir adelante

Un buen estudio de suelos puede prevenir la fractura de edificaciones enteras, y es particularmente importante cuando se construye sobre suelos arenosos o arcillosos, con fuerte pendiente, cercanas a fallas geológicas o cerca de lechos de ríos u otros volúmenes de agua. En definitiva, es fundamental en cualquier proyecto para poder dar luz verde a la ejecución del mismo.

Normalmente, esta disciplina se relaciona con la topografía y la geología, razón por la cual se considera más cercana a la ingeniería civil que a la arquitectura. No obstante, un buen arquitecto, especialmente uno interesado en el área urbanística, debe poseer sólidos conocimientos del funcionamiento de los suelos a fin de elegir correctamente los materiales y elementos de seguridad con los que deberá contar la nueva construcción.

 

Una poderosa herramienta de urbanismo

El estudio de suelos requiere, fundamentalmente, conocimientos de edafología, sismología y topografía. Si la obra es muy grande, el estudio puede apoyarse en imágenes y sondeos por satélite artificial, pero en arquitectura suele limitarse a extensiones de terreno relativamente pequeñas.

Como parte de la carrera de arquitectura en España, el estudio de suelos se encuentra dentro de otros grandes temas como urbanismo o construcción. Cuando se ofrece por separado es en el último año de estudio, ya que no forma parte del núcleo de la carrera e incluso puede llegar a encontrarse entre las asignatura optativas. Sin embargo, es posible efectuar estudios adicionales, sobre todo para quienes se especializan en las áreas de ornamentación y paisajismo, que gozan de enorme demanda, especialmente en áreas residenciales y turísticas.


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *